Devwizzard es un proyecto sin pretensiones elevadas, un espacio para vomitar toda inquietud e información que se le pase a su autor por el cerebro positrónico digna de ser redactada. Empieza como un blog personal más que otra construcción artificial de propósito menos incierto aunque nadie sepa a ciencia cierta que será en un futuro del mismo, salvo que morirá como todo tarde o temprano. No es intención por tanto del equipo de redacción convertir el presente espacio en una enumeración de tonterías, anécdotas o comentarios ingeniosos sobre la actualidad, para eso ya tenemos Twitter, ¿no?


Si pasas el ratón por la imagen verás mi perfil de Gravatar con una historia complementaria 😛

Corto es el diminutivo de Cortocircuito, es un homenaje a la película de 1986, protagonizada por cierto robot que no se llama así, es uno de los primeros pseudónimos que utilizase en la red y es como me llaman mis amigos cuando olvidan que mis padres me llamaron Javier.

Para poneros en contexto, me dedico profesionalmente a la informática y cuento entre mis aficiones la lectura, el cine, los videojuegos y los juegos de rol. Considero a raíz de estos últimos la escritura como un terreno interesante aunque me sienta con la confianza justa para escribir estas líneas. Sería una obviedad decir que no le dedico a todo el mismo tiempo, más por falta de constancia y tiempo mismo que por prioridades.

Me quiero considerar una mente inquieta y preocupada pero, no os engañaré, a veces es más quieta que otra cosa. Soy un ser humano imperfecto y no tengo ningún problema en admitirlo (sólo admitirlo, tampoco nos pasemos). Años de reflexión te hacen, al menos, agradecer lo de no ser una máquina, aunque tuviera sus ventajas.