Como parece que no he escarmentado vengo con otro artículo de opinión sobre materias en las que no estoy versado. Voy a tratar de explicar un poco la frase que da título al artículo que estáis leyendo (¿en un ejemplo muy concreto? Sí, en uno muy concreto). Ya os adelanto que no voy a descubrir la rueda y que esta es mi explicación triste de andar por casa. ¿Lo mismo he entendido todo mal? Lo mismo.

El primer paso sería siendo justos decir de donde ha salido la frase. Hasta que empezase a escribir estas líneas fue una pregunta que me hice, no parecía tener una solución rápida (se la vi decir a alguien y no parecía que la hubiese inventado ella) y se quedó así. Ahora, que escribir un artículo de blog diciendo que no tuviste paciencia para pasar de los tres primeros resultados de la primera página de resultados de google es obvio que acabaría con toda mi escasa credibilidad, las circunstancias invitan a al menos contar algo.

Las primeras pistas dignas de considerarse algo similar señalaban a Mark Bekoff profesor de Etología y Biología Evolutiva, así como autor de varios libros. Hasta alguien le hizo un cartelito y todo con la cita, ya sabéis como esos que hacen de Sócrates, Churchill, Paulo Coelho…

The plural of anecdote is not data. - Marc Bekoff

Pero claro, solo señalaban que el caballero había dicho la frase en algún momento (ni siquiera encontré si la puso por escrito en algún libro aunque supongo que sí, ¿no goodreads?). Sabía a poco y nada (excepto el cartelito de arriba que no puedo negar es bastante convincente) parecía confirmar los hechos así que encontré otra teoría, mucho más espectacular y con enlaces a páginas que ya no existen, el tipo de teorías (teoría en su significado mundano, no el científico) que dan peso a una afirmación (dios, me enrollo como las persianas).

De rebote llegue a un artículo de un tal David Smith que afirmaba que otro tal John Myles White había descubierto el origen de la frase. Curiosamente el enlace que iba a descubrirnos la verdad ya no es accesible pero antes de plantearnos si alguien está intentando silenciarlos (no te miro a ti profesor Bekoff) debo comentaros que Mr. Smith comentó los pormenores de la misma en su artículo. Según cuenta (y si mi comprensión lectora y dominio del inglés no me falla, que todo es posible, insisto)  Raymond Wolfinger, profesor de la universidad de Berkeley utilizó una versión de la frase “parecida” durante el curso 69-70 para corregir a uno de sus alumnos. Curiosidades de la vida la frase era “The plural of anecdote is data” y la usó para insistir a uno de sus alumnos que no podía desestimar una afirmación de otro alumno por que considerase que “era una anécdota”.

Y ahora que estamos ya entrados en el tema, con además la frase contraria ahí encima y en negrita como una metafórica espada de Damocles pendiendo sobre estas líneas vamos al punto clave. El porqué el plural de anécdota no son datos (¿pero que estás diciendo? Darme una oportunidad y seguid leyendo).

Primero, si os habéis cruzado con esta frase (presupongo) os habréis dado cuenta que se usa para desestimar las conclusiones de alguien en base a anécdotas suyas y/o de conocidos suyos. No, la frase que acabo de decir no está escogida a la ligera. Si alguien te suelta “El plural de anécdota no son datos” (de ahora en adelante “la frase” para abreviar) lo suyo es que esté poniendo en tela de juicio tus conclusiones, no las anécdotas mismas. Y esto es importante. Nadie debería estar dudando de tus vivencias, que son tuyas y si dudan de tu sinceridad no te van a soltar “la frase”, te dirán que mientes, leches.

¿Y por que mis anécdotas valen menos que las suyas? Aquí puede estar pasando múltiples situaciones pero vamos a poner algunos ejemplos:

  • Un estudio de la propia industria del videojuego en España dice que en el 2016 el 47% de los jugadores de videojuegos son mujeres a pesar de que tu y todos tus conocidos insistís que cada vez que vais al GAME no veis casi a compradoras y tiene que estar mal, que no es el 47%. Te sorprenderá que para tu desgracia tu anécdota o la de la veintena de personas que conoces que han vivido algo similar tiene un poquito menos de valor que el objeto de tu discrepancia. ¿Como responder?
    • Digo que no ha habido un censo decente en España jamás. A ver, tienes un censo delante, enseña algo que corrobore tu historia. No puedes afirmar eso sin datos (¡datos de censos!), busca información del censo que tienes delante ya que estás, mira con que muestra se hizo, dinos cuanta gente es para ti un censo decente y ya que estás compáralo con censos de otros ámbitos para que veamos que tu criterio no es un maldito artificio para desestimar ese estudio que tanto te disgusta.
    • Digo que muy bien pero el censo no conoce la realidad. No te voy a responder ‘montate tu propio censo’ porque no todos tenemos los recursos para semejante idea pero si dudas de la credibilidad del censo/estudio saca datos con que criticarlo. Sí, eres libre de pensar que está mal, puede que aciertes, puede que no. De momento hay un estudio que dice que no.
    • Digo, a ver, si puede que sea el 47% pero en su mayoría son jugadoras de móviles y eso no cuenta (aquí una representación de como sonáis). Vuestro elitismo frente a los juegos de móviles que solo sale a la luz cuando habláis de mujeres espero que se os atragante.
  • Hagamos como que lo narrado en el párrafo anterior nunca ha sucedido y estáis discutiendo con un montón de jugadoras de videojuegos (autoproclamadas, claro, nadie les ha dado el carnet oficial). Ellas afirman “sin pruebas” (porque el estudio de la AEVI no existe, claro) que cerca del 47% de los jugadores de videojuegos son mujeres. A pesar de ello tu sabes que cada vez que vas al GAME (cadena de venta de videojuegos para quien no lo sepa) o va algún conocido tuyo no ves una mujer, cada vez que le tiras los trastos a una mujer en un MMORPG dos de cada tres* veces es un hombre, que el 83%* de los streamers de videojuegos son tíos o que las únicas mujeres que te cruzas por la calle jugando a algo es a un juego de móvil* (porque es obvio con tus poderes de adivinación que en su casa no juegan a nada). ¿Por qué mis anécdotas valen menos que las suyas? (*Sí, me estoy inventando los porcentajes, todo es un ejercicio de imaginación pero imaginemos que piensas algo más o menos así)
    Casa en el árbol en Minecraft.
    Casa en el árbol. Representación gráfica.
    • Punto 1. Tus vivencias son tuyas. Si en el GAME no hay mujeres cuando vas será que no había en ese momento. Una amiga mía estuve comprando hace unas semanas y solo vio mujeres. Vuestras anécdotas no se anulan. Ambas ocurrieron en el mismo universo sin que este explosione y sin que ninguno tenga por qué estar mintiendo. Y no, la crítica no tiene por qué ser un ataque.
    • Punto 2. Tu razonamiento puede ser erróneo. Y esto es algo que obviamente puede no ser evidente para ti. Podría ser que el GAME al que vas no tenga casi clientela femenina, que no te hayas cruzado con apenas mujeres en juegos online y en verdad hubiera actualmente muy pocas jugadoras de videojuegos en España pero estos tres hechos (dos vivencias tuyas, otro tu opinión) no tienen que guardar relación directa. ¿Estamos ante un Cum hoc ergo propter hoc que viene siendo la falacia de afirmar que dos o más hechos porque se dan juntos tienen una relación de casualidad (sin entrar en más argumentos)? Puede que sí o puede que no. No es como si hubiera mujeres diciendo que prefieren utilizar nicks que no revelen su género en comunidades online o como si existiese algún caso conocido de dependientes de GAME que al ver una mujer le preguntan si busca un regalo para su novio faltando al respeto de su cliente.
    • Punto 3. Te anécdotas pueden no ser datos fiables. Podrás afirmar, las suyas tampoco. Vamos a ver, tus anécdotas son tuyas, ¿recuerdas? Resulta que las suyas son suyas, ¿me sigues? ¿De que estamos hablando? Mujeres que juegan a videojuegos. ¿Que te hace pensar que sabes más del tema que las mujeres que juegan a videojuegos con las que hablas? Tu tienes unas cuantas anécdotas en las que no salen mujeres o las que salen no cumplen tu esquema. Ellas te cuentan un hecho, su propia vida, y al menos ese punto es bastante más objetivo que tus estadísticas inventadas.

Llegados a este punto podrás contra-argumentarme “mira, aunque sean mujeres que juegan a videojuegos de VERDAD, aunque sus vivencias sean suyas, siguen siendo anécdotas, sigue siendo información individual, no representan más que a si mismas”. A ver, alma de cántaro, ¿te crees que no han pensado eso mismo? ¿Y sabes lo que hicieron? Como veían que sus voces las ninguneaban una y otra vez decidieron montarse un blog de videojuegos. Se representan a si mismas y a todas las mujeres que juegan videojuegos que quieran ser acogidas. Y cada vez son más, más que les apoyan, más que escriben, más que dicen “a mi también me pasó eso” y más que simplemente quieren poder hablar de videojuegos sin tener que esconderse de tipos como tu. ¿Qué más quieres? ¿Qué hagan un censo a nivel nacional?

Kayode Ewumi apuntando a su cabeza con un dedo pasando a la posteridad en sitios donde no han visto un solo documental suyo.
Si haces como que el estudio y las voces discordantes con tu opinión no existen siempre tendrás razón (ya te adelanto que no).
Anuncios